Saturday, September 24, 2011

It Happened In Paris



Two times a year, in February and September, we travel to Paris for work, mainly to see the "Première Vision" fabric fair and do some shopping. Nothing much new at the fair for Fall/Winter 12/13 (the suppliers are playing it safe in this times of crisis), though there seems to be a return to classic tweeds and plaid patterns. Color wise, chartreuse and dusty mauve with warm earthy colors and a touch of bright vermillion had a certain mid-century feel, following the 40's and 50's trend. 

Anyway, one exciting thing did happen during this trip: we were walking along St. Honoré and as we were looking at the Lanvin shop window there he was, Alber Elbaz in person, supervising and, yes, lending a helping hand. After a first moment of excitement we pulled ourselves together and entered the store calmly, keeping an eye on the window more than looking at the clothes. My friend Flor went up to him to tell him how much she admired him, and as we made our way out he waved good-bye at us. The nicest thing is that this man, who is undoubtedly one of the most important designers of our time, is down-to-earth enough to be involved even in the window display of his store. It takes real genius to be humble.

And in a breach of my "no-street-style" policy I'm posting a picture of Flor, she was too lovely.

***


Dos veces al año, en febrero y septiembre, viajamos a París por trabajo, principalmente a la ferie de tejidos "Première Vision" y para ir de tiendas. Pocas novedades en la feria para Otoño/Invierno 12/13 (los proveedores van sobre seguro en estos tiempos de crisis), aunque parece que hay una vuelta a los tweeds y cuadros clásicos. En cuanto a colores, "chartreuse" y malva con tonos tierra cálidos y un toque de bermellón tenían un aire retro, siguiendo la tendencia de los años 40 y 50. 

Bueno, una cosa emocionante sí sucedió durante este viaje: íbamos andando por St. Honoré y al mirar el escaparate de Lanvin allí estaba, Alber Elbaz en persona, supervisando y, sí, echando una mano. Tras un primer momento de excitación nos calmamos y entramos en la tienda tranquilamente, mirando de reojo el escaparate en vez de mirar la ropa. Mi amiga Flor se acercó a él para decirle cuanto le admiraba, y cuando salíamos él se despidió con la mano. Lo que me encanta es que esta hombre, que es sin duda alguna uno de los más importantes diseñadores de nuestra época, es lo bastante sencillo como para involucrarse hasta en el escaparate de su tienda. Hay que ser un genio para ser humilde.

Y rompiendo con mi política de "no-street-style" posteo una foto de Flor, estaba demasiado adorable.

Flor à Paris

11 comments:

Di said...

Soy fan de Flor desde ya!

Zepequeña said...

Pues si que tuvisteis suerte!!!

Zepequeña.

haquiles2001 said...

Querido Maestro Zen
me encanta la ilustración del encuentro entre Flor y Albert y me encanta tu nueva cabecera,de verdad te lo digo,tus dibujos son una maravilla,por supuesto te animo a que sigas pintando,que eso que tú tienes es un don mejor que los de la bella durmiente...
besazos y abrazazos desde el Bierzo ya otoñal

gratis total said...

Flor! MUSA!

Anonymous said...

Ale que bonito dibujo y que bonita historia!!
Un beso muy grande te echo mucho de menos!

Mariana

Bluess Swing said...

Bonito cambio de look, siempre tan elegante...

Trapiello said...

Yo estuve en una charla en Asturias y me encantó!!!

Blog Maleni said...

La asociación de bloggers malenis le ha concedido un premio, un curso para hacer cupcakes. Pase por mi blog a recogerlo.

UN BESO said...

Está muy bien esta web. Está llena de contenido muy interesante y de actualidad. Me gusta, sigue así de bien. Un beso

Bluess Swing said...

MERRY CHRISTMAS, que 2012 te traiga muchas musas, inspiración y libertad. Con todo mi afecto!!!

ana ryder said...

Echo de menos tus ilustraciones. Por favor, vuelve.